• Ingrid Astrid Villegas Gutiérrez

Primera vez




Y pusiste todo tu empeño en ese hecho,

y deseaste tanto elevar las alas,

que comenzaba a temblar tu estómago.


El viento puede ser dulce

y aterciopeladas las nubes.


Pero la mejor parte ocurre

cuando un soplido fuerte

te logra envolver.


Obstruyendo tus oídos

con su ensordecedor suspiro.


Volviéndote parte del cielo,

instalando en tu alma una llama

que no se apagará nunca...


Pues esa fue y será,

la primera vez que sentiste

la verdadera esencia del amor.


 


37 views

Recent Posts

See All